Un checo ganó la etapa y Evenepoel quedó a un paso de la gloria

Un ataque letal fue el del checo Zdenek Stybar a pocos metros de llegar a la línea de meta. Ante una multitud, en el espectacular autódromo El Villicum, el ciclista del Quick Step embaló solito y así se adjudicó la penúltima etapa de la 38° Vuelta a San Juan. Este triunfo permitió que su compañero, Remco Evenepoel, siga al frente de la general y este domingo tenga la chance de alcanzar la gloria nada menos que en la tradicional carrera sanjuanina.

El pelotón partió desde el circuito albardonero y viajó hacia la Difunta Correa. En el trayecto se generaron dos fugas importantes. En la última, la cual fue neutralizada a pocos kilómetros del Villicum, viajaba el tricampeón de la Vuelta: Laureano Rosas, ciclista de Puertas de Cuyo.

Pero el que dio la nota fue sin dudas el checo Stybar, del Quick Step. Es que faltando apenas un kilómetro para el final, antes de la última curva del circuito, pateó el tablero y sorprendió a todos con un gran ataque que dejó sin reacción a sus colegas. Detrás quedaron Juan Molano y Rudy Barbier. EL mejor sanjuanino de la etapa fue Nicolás Naranjo, de la Agrupación Virgen de Fátima, quien quedó 8vo.

La general, mientras tanto, se mantiene con Remco a la cabeza y Filippo Gana y Oscar Sevilla en segunda y tercera posición. Entre los diez mejores de la general hay dos representantes locales: Juan Pablo Dotti (9no) y Nicolás Tivani (10mo).

Deja tu Comentario