El Gobierno vende una empresa y le hace perder $17 millones a los jubilados

Se trata de una química que estaba en poder de la Anses. Advierten que fue vendida por un valor bastante menor al del mercado.

 

La venta de las acciones de la empresa química Solvay Indupa que estaban en poder del Fondo de Garantías de Sustentabilidad (FGS) de la Anses resultó en un perjuicio para los jubilados de más de 17 millones de pesos. La porción de la principal productora de PVC y soda cáustica del país controlada por el organismo previsional fue adquirida a comienzos de año por la brasileña Unipar Carbocloro. Pagaron 69,3 millones de pesos para comprar un 16,71% de las acciones del FGS que le permitieron controlar el 87,3% de la compañía. La operación implicó aceptar un valor de 3,47 pesos por acción que había sido ofrecido en julio de 2016.

También vendieron sus partes algunos accionistas minoritarios. No obstante, un informe elaborado por ex funcionarios del Ministerio de Economía advierte que “la Oferta Pública de Adquisición (OPA) aprobada por la Comisión Nacional de Valores (CNV) se concretó a un precio alejado de las condiciones de mercado y representó una pérdida de 25 centavos por acción para el FGS, es decir, un perjuicio para los jubilados de más de 17 millones de pesos”.

Desde la Anses rechazaron la existencia de irregularidades y reivindicaron la venta. Argumentaron que la firma que emplea a 400 trabajadores se encuentra en un “sector no atractivo, con bajos márgenes de rentabilidad y expuesto al precio del petróleo”.

La plata de Solvay Indupa en Argentina.
La plata de Solvay Indupa en Argentina.

Cuando se estatizaron los fondos de las AFJP en 2008, el Estado asumió la tenencia de acciones en 44 firmas privadas en las que habían invertido las administradoras. Además de Solvay Indupa, el FGS se convirtió en accionista de empresas estratégicas para la economía argentina como Siderar, Banco Macro, Telecom, Grupo Clarín, Molinos, Gas Natural Ban, Edenor, Consultatio, Grupo Financiero Galicia, Aluar, Holcim, Camuzzi, Quickfood, Cresud y Mirgor.

Hasta el año pasado, la Anses estaba limitada por ley para vender esas participaciones accionarias. Si quería desprenderse de sus activos, necesitaba una autorización especial del Congreso.

La venta de los papeles de Solvay Indupa fue la segunda propuesta que aceptó la Anses desde que la ley ómnibus que habilitó el blanqueo de capitales, la moratoria y la reforma previsional dio por tierra con esas restricciones con el objetivo de financiar la denominada “reparación histórica” de los jubilados que hasta ahora no muestra el dinamismo prometido. La anterior había sido la venta del 11,85% de las acciones de Petrobras a Pampa Energía.

Cronología de la operación

-Mayo 2016: Unipar Carboclor compró el 70,59% de Indupa Argentina a la belga Solvay. Como las acciones de Indupa Argentina cotizan públicamente y dado que la operación implicaba un cambio de accionista de control de la empresa, la firma brasileña se vio obligada por la ley de mercado de capitales de realizar una OPA por el total de las acciones restantes, entre las cuales se encontraba el 16,71% en poder de Anses. Con ese escenario, el 5 de mayo se suspendió la cotización de las acciones de Indupa que habían alcanzado un precio de 3,09 pesos y, una semana después, Unipar Carboclor anunció a la CNV su oferta para comprar la participación de los tenedores minoritarios a 2,42 pesos por acción. En ese momento la Anses no podía vender su paquete sin recurrir al Congreso

-Julio 2016: La CNV rechazó el precio de 2,42 pesos por acción. La autoridad regulatoria consideró que no se ajustaba a los requisitos definidos por la ley sobre el precio equitativo para estas operaciones. Tomando la cotización de la acción entre noviembre de 2015 y mayo de 2016 (el semestre anterior como establece la ley), el precio promedio de la acción de Indupa fue de 3,458 pesos, muy por encima de los 2,42 pesos propuestos por Unipar Carboclor. Tras el rechazo se levantó la suspensión al papel de Indupa y la acción volvió a cotizar y a negociarse, sin registrarse interrupciones desde entonces. Antes de fin de mes, cuando ya estaba aprobada la ley que permitía a la Anses vender sus acciones, Unipar Carboclor ofrecería una mejora para los accionistas minoritarios: un precio de 3,47 pesos por acción, apenas por encima del cálculo de precio mínimo sugerido por la CNV para aprobar la operación.

-Enero 2017: Al momento de realizarse aquella segunda oferta, la acción de Indupa cotizaba a 4,15 pesos. Sin embargo, la CNV no se expidió sobre el nuevo precio ofrecido por Unipar Carboclor hasta comienzos de enero cuando aprobó la propuesta de 3,47 pesos por acción. Habían pasado casi seis meses después durante los cuales la acción de Indupa siguió cotizando, en promedio a un precio de 3,70 pesos. Incluso, el mismo día que CNV autorizó la OPA la acción de Indupa cotizaba a 3,72 pesos, 25 centavos por encima del precio aprobado por el regulador.

Por eso, los ex funcionarios del Ministerio de Economía señalan que si la CNV hubiera tomado en cuenta las condiciones de mercado del último semestre de 2016, como establece la ley de mercado de capitales, en lugar de tomar los precios de un año atrás, debería haber rechazado la propuesta y la OPA no podría haber avanzado. Al menos no con aquellos valores sugeridos en julio, al menos no habiendo permitido que la acción de la empresa siguiera cotizando en el mercado. El perjuicio estimado para el FGS por esas irregularidades administrativas asciende a los 17 millones de pesos. Desde el organismo previsional desconocen la existencia de un perjuicio y defendieron la operación argumentando que Solvay es una “compañía con problemas operativos y resultados negativos en los últimos 7 años. Márgenes de rentabilidad muy bajos. Acción con bajo volumen de negociación. Todo eso hacía difícil para el fondo manejar su exposición”.

Deja tu Comentario

<